El mito

La palabra mitología designa el conjunto de mitos y leyendas que un pueblo creó y creyó, y el estudio de los mismos.consiste en un relato tradicional sobre los dioses o los héroes de la antigüedad, que tienen carácter ritual

El vocablo deriva del griego mytho, (fábula), y logos, (estudio, tratado).
Muchos de los mitos pertenecen a dioses de las civilizaciones griega y romana antiguas, así como también de otras regiones de Europa y de Asia, África, Oceanía o de las civilizaciones indígenas americanas, muy cercanos a algunas leyendas, con personajes sobrenaturales, dioses y semidioses, cuyos orígenes se pierden en las brumas del tiempo.

Para ilustrar la importancia de los mitos a lo largo de la historia de la humanidad podemos usar un texto de G. Dumezil: "El país que no tenga leyendas, dice el poeta, está condenado a morir de frío". Es muy posible. Pero el pueblo que no tenga mitos está ya muerto. La función de la clase particular de leyendas que son los mitos es, en efecto, expresar dramáticamente la ideología de que vive la sociedad, mantener ante su conciencia no solamente los valores que reconoce y los ideales que persigue de generación en generación, sino ante todo su ser y estructura mismos, los elementos, los vínculos, las tensiones que la constituyen; justificar, en fin, las reglas y prácticas tradicionales sin las cuales todo lo suyo se dispersaría."
De este fragmento, se puede considerar el hecho de expresar y difundir la ideología de una sociedad como fundamento motor de la naturaleza de los mitos. Además, funcionan como elementos aglutinadores, dotando de unidad a un pueblo, homogeneizando rituales, conductas, actitudes… En definitiva, son la base que dota de identidad a una comunidad de personas.

external image mitologia.gi

Es sabido que la necesidad de conocimiento y la curiosidad son hechos innatos a la condición humana. Los seres humanos necesitan dar respuesta a las preguntas a cerca de su origen, su destino, su presente… La respuesta mitológica fue la primera en aparecer. Agricultores que necesitan lluvia, marineros que quieren dominar el mar, guerreros que quieren vencer batallas, campesinos con miedo a las tormentas. Todos ellos encontraron respuestas en los mitos: la lluvia era generada por un dios, el mar bravo era el enojo de Posidón, Ares apoyaba a los ejércitos que más lo complacían, Zeus lanzaba los rayos de las tormentas.
Como transmisores de ideologías los mitos son muy poderosos. A sus creadores y difundidores no se les pasó por alto esta cualidad y los usaron con fines dogmáticos. Un ejemplo muy revelador aparece en la Ilíada: en el segundo canto, un soldado aqueo llamado Tersites se pregunta por qué deben seguir ciegamente las órdenes de los reyes. Odiseo termina con estas peligrosas dudas usando la violencia. Fernando Savater, en su obra Política para Amador considera que este pasaje es una ejemplificación de los primeros problemas que tuvo la democracia. Se puede ver claramente que Tersites no quiere seguir ciegamente los mandatos de sus superiores ya que cree que su opinión es tan importante como la de éstos. Homero transmite una apología del respeto ciego a los reyes y, por lo tanto, un deseo de que se perpetúe la monarquía.
Para resumir, se puede decir que los mitos otorgaron tres "favores" al ser humanos: Explicación o justificación del mundo La figura divina surge en la mente humana para explicar lo racionalmente inexplicable, ante la necesidad de entender o al menos justificar los fenómenos que rodean al hombre, e incluso la presencia de éste sobre la tierra y la existencia misma de ésta.
El concepto de dios ha evolucionado a la par que el hombre, en las leyendas más antiguas acerca de dioses estos tienen características muy humanas. Los dioses vivían entre los hombres, se relacionaban con ellos en Grecia había comercio carnal entre unos y otros.
En cambio, la tribu judía plantea la existencia de un solo dios, omnipotente, omnipresente eterno y perfecto. En este concepto dios no tiene características humanas, según el Génesis Dios crea todo sin requerir la existencia previa de nada, el único acto en el cual echa mano de una materia prima previamente creada por él, es la creación del hombre al que hace de barro.
Si entendemos que dios es el único recurso para justificar lo inexplicable, podemos establecer que el nacimiento de los dioses era inevitable.